Entrevista a Pablo Martín Caminero – DeVallet

Entrevista a Pablo Martín Caminero

by Shopify API
Entrevista a Pablo Martín Caminero

Entrevista a Pablo Martín Caminero 

Contrabajista, compositor y productor musical 

Laura Soriano - 23/02/2021

Partitura música

Imagen de Noah Shaye 

La danza está compuesta de muchos elementos: iluminación, vestuario, maquillaje, escenografía… El post del blog de hoy va dedicado a la música, ese elemento imprescindible sin el que la danza nunca habría nacido. De la mano de Pablo Martín conoceremos cómo es el proceso de composición de una pieza musical para una obra de danza.  

1. Cuéntanos quién es Pablo Martín Caminero. 

Pablo Martín Caminero es un ser humano que nació hace 47 años en el hospital de Santiago de Vitoria Gasteiz. Desde muy pequeño tuve mucha relación con la música, me metieron en clase de solfeo y desde entonces he estado muy relacionado con la música.

Comencé a tocar el contrabajo con unos 17 años, poco después, con 19, me fui a Viena a estudiar, hice allí mi carrera y cuando termine me instalé en Madrid. He estado dando vueltas por el mundo con mi contrabajo, fundamentalmente dedicado a los conciertos, con proyectos propios como autónomo y también en labores de composición para la danza, el cine o la publicidad.
Eso es Pablo Martín Caminero, pero sobre todo una persona amable y con buena intención. 

2. Cuál es tu relación con la danza. 

No he tenido siempre una relación muy intensa, pero ya en Madrid una de las primeras experiencias que recuerdo con la danza fue con la compañía Mal Pelo. Me invitaron a hacer una serie de improvisaciones en unos talleres que hacen en Girona y lo recuerdo como una de mis primeras interacciones importantes con la danza.

Un punto de inflexión fue cuando empecé a tocar la Suite de Bach de violonchelo con el contrabajo a pizzicato y pensé que eso estaría bien que estuviera coreografiado. Estuve esperando un tiempo a alguna señal del universo para que me dijera con quién hablar para hacer esto y dio la casualidad de que llamé a Antonio Ruz (coreógrafo y bailarín destacado en España). Le gustó el proyecto propuesto, montamos Double Bach, en la que toco las dos primeras suites y Antonio hizo una coreografía para Tamako Akiyama (bailarina que desde julio de 2014 trabaja como freelancer en diferentes proyectos y países). Actualmente hacemos esto con Melania Olcina (bailarina, coreógrafa, docente y videoartista).

De repente un día, Antonio Ruz que tiene su propia compañía, recibe un encargo del ballet nacional y acabo, por una serie de carambolas de la vida, haciendo la obra Electra con Moisés Sánchez, un gran pianista y compositor.

Ahora estoy sumergido también con Antonio Ruz, con la Compañía Nacional de Danza, en una obra que se llama In Paradisum.

Imagen de Alba Muriel  

3. ¿Cómo has llegado a componer para la CND y el ballet nacional de España? 

Como he dicho en la respuesta anterior, es todo por Antonio Ruz. Con él tengo ya una relación de amistad y tenemos mucha facilidad para trabajar juntos. Hay una química de trabajo y artística muy especial. De hecho hace poco, en unas jornadas en el Museo del Prado, hicimos una improvisación, yo a contrabajo y Antonio bailando, para el Jardín de las Delicias de el Bosco. Trabajar con él y para la danza es que es una maravilla porque puedo desarrollar profesionalmente una faceta mía que me interesa y me llena mucho. 

4. Nos has comentado que estas trabajando en una obra para la Compañía Nacional de Danza, podrías avanzarnos algo?

La obra se llama In Paradisum, se estrena en abril en los Teatros del Canal y combina música polifonía medieval de Tomás Luis de Victoria, en concreto del Officium Defunctorum, con temas más modernos que compongo yo. Para mi es una obra muy especial.

Hay toda una temática de fondo. Estamos en pleno proceso creativo y es una obra que musicalmente me toca muy de cerca. Me he dedicado a muchos estilos musicales, de hecho hoy en día, profesionalmente, me dedico en parte a tocar música antigua. También he toreado en muchas otras plazas como en el jazz, el flamenco, free jazz u otros géneros musicales y me interesa mucho este tipo de experimentos.  

5. Cómo es el proceso de composición desde que contactas con el director hasta que finalizas la pieza. Colaboras con el coreógrafo?

En este caso hablamos de Antonio Ruz, es con el que más he trabajado.

Lo primero, sentamos las bases conceptuales de lo que queremos hacer, nos informamos, intercambiamos ideas y en un principio hablamos mucho del concepto de la obra y de ahí pasamos a la estructura. Es un proceso que en general tengo bastante claro y buscamos la manera más fácil de atacar una obra.

Creo que la libertad se encuentra en las limitaciones, por ejemplo saber los instrumentos para los que voy a componer o los minutos que necesita una coreografía.

Con Antonio, está siendo un proceso en el que lanzo una serie de ideas, grabo maquetas y luego hay algún punto en el que nos juntamos, hablamos, vemos las cosas directamente y hago cambios con él pensado en la coreografía, de tal manera que al final Antonio obtiene una composición a medida. Es un trabajo muy dinámico y necesitamos mucha comunicación. 

Imagen de Alba Muriel  

6. Una vez ves la pieza acabada y representada, ¿qué es lo que  sientes? 

La verdad es que la primera vez que lo veo suelo estar un poco nervioso. Conoces la obra tan de dentro que cuando lo ves representado hay veces que no consigues centrarte en el cuadro general y estás fijándote en los detalles y en las cosas que sabes.

Cada punto en la obra tiene una información complementaria para ti ya que lo has hecho en unas circunstancias, con momentos de dudas y todo el proceso creativo se te viene a la cabeza. Pero también observo el milagro de que se haya contado conmigo para hacer una cosa así. Me emociona mucho ver esas coreografías y que esa música esté sonando ahí. Es un cruce de emociones bastante curioso y siempre es como la primera vez.  

7. Cuéntanos alguna anécdota o curiosidad que te haya ocurrido componiendo, proceso de composición… de una obra de danza.

En estos procesos que son tan intensos y duran tanto tiempo pasan un montón de cosas. Lo primero que se me viene a la cabeza es que siempre me ha gustado mucho el heavy metal, así que en In Paradisum tenía muy claro que debía haber una parte de heavy metal.

Iba a maquetar en mi estudio una parte de guitarras que luego grabaría con profesionales. No tenía guitarra eléctrica, así que me compré una. Me lo pasé tan bien, totalmente desatado y gritando en mi casa tocándola, que al final lo que grabé yo se queda definitivamente para esta obra. Ahí se ve un poco también el poder de la ilusión, que sin ser yo un guitarrista eléctrico muy relevante y me encantó como quedó mi propia grabación. La anécdota sería yo grabando las guitarras eléctricas con los pelos largos que llevo ahora gritando y disfrutando en mi estudio.   

8. Cómo te ves de aquí a 5 años.

Dados los tiempos que corren no sé que pensar, si se habrá acabado el mundo o la civilización, pero yo me veo muy como hasta ahora.

Lo que siempre he querido es cumplir los sueños de mi infancia y lo estoy consiguiendo. Cuando grabé en Galicia mi primera película sinfónica, cuando creé mi primer disco y cuando hice Electra, cada vez que grabo un disco con mi banda, que justo ahora voy a sacar mi sexto disco, soy consciente de estar cumpliendo un sueño de la infancia.

De aquí a 5 años espero seguir cumpliendo sueños. Ya van quedando menos pero todavía hay unos cuantos.  

9. Cuando decidiste dedicarte a la música, imaginaste que acabarías componiendo piezas para la danza?

Igual no concretamente para la danza, pero recuerdo que desde muy joven tenía una idea muy escénica de la música, cuando empezaba a hacer mis primeras composiciones siempre era una cuestión muy visual y de representar, muy conceptual.

De alguna manera el haber acabado haciendo este tipo de obras para danza o para cine parece que va un poco con lo que yo inconscientemente perseguía desde muy joven.
No imaginaba que concretamente iba a estar haciendo obras musicales para entidades de este calibre, pero me resulta muy natural y es un terreno en el que estoy muy agusto y confiado. 

10. Cuál es tu sueño como compositor

Seguir teniendo las oportunidades que se me están dando, soy muy afortunado por dedicarme a muchas cosas y tengo la suerte que haya personas que cuenten conmigo para hacer estos proyectos.

Y también seguir componiendo para mis bandas en el proceso de investigación que llevo, sobre todo dentro del flamenco jazz y tener la oportunidad de hacer este tipo de obras para entidades tan importantes que hacen que estas producciones sean grandes.  

Imagen de Noah Shaye