¿Existe un cuerpo ideal para el ballet? – DeVallet

¿Existe un cuerpo ideal para el ballet?

by Miguel Moratilla
¿Existe un cuerpo ideal para el ballet?

 ¿Existe un cuerpo ideal para el ballet? 

Los verdaderos desafíos a los que se enfrentan los bailarines clásicos 

Andreza Carvalho - 17/02/2021

Partitura música

Imagen: De la izquierda hacia derecha: Marie Taglioni (1850), Anna Pavlova (1924) y Misty Copeland (2014). Getty Images para Vogue - The History of the Ballet Body: From Anna Pavlova to Misty Copeland

Un gran empeine, máxima flexibilidad, en dehors perfecto, hiperextensión en las piernas... Estos son algunos de los aspectos en los que pensamos cuando imaginamos el cuerpo ideal de una bailarina de ballet. ¿Pero todo esto es realmente necesario? Nuestra relación con el espejo se retrata de forma muy conflictiva en películas y series en las que los trastornos alimentarios son casi una presencia obligatoria en casi todos los guiones. Pero es hora de separar la ficción de la realidad: descubre cuáles son los desafíos reales que enfrentan los bailarines y cómo establecer una relación sana con tu cuerpo. 

El mito del físico ideal para el ballet 

El éxito de una bailarina no se determina al nacer, sino que tiene que ver con su capacidad de conocer su propio cuerpo. Hay bailarines que nacen con muchos de los atributos físicos tan deseados en el mundo del ballet (como los que mencionamos al principio de este artículo) y hay otras bailarinas que nacen con menos de estos atributos, pero nadie nace con el “cuerpo perfecto”. Siempre se escucharán referencias sobre el físico ideal para el ballet (especialmente en el ámbito profesional), pero eso no significa que todas estas características físicas sean necesarias para llegar a ser una buena bailarina. Lo primordial es aprender a usar la técnica a tu favor para superar y suplir ciertos aspectos del cuerpo. 

Bailarines

¿Tienes que estar delgada para bailar ballet? 

Sabemos que el ballet clásico es una forma de arte que nació para expresar la belleza. En este sentido, muchos patrones estéticos han surgido y desaparecido a lo largo de la historia*. Se cree que este ideal de arquetipo de cisne, largo y delgado, puede haber sido iniciado por la bailarina Anna Pavlova y su interpretación en el ballet “La muerte del cisne”, coreografiado especialmente para ella por Mikhail Fokine (1905). Desde entonces, este cambio en cuerpos que una vez fueron más voluminosos y con aparente formación de músculos se ha convertido en un ideal visualmente delgado y casi frágil.

El cuerpo de una bailarina necesita moverse con agilidad, suavidad y expresarse sin esfuerzo aparente. Pero esto no tiene nada que ver con tu peso, tiene que ver con tu técnica. Marie Taglioni, por ejemplo, era una bailarina con piernas fuertes y gruesas y supo expresar todas estas características de manera brillante. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que, desafortunadamente, en un contexto profesional, este tema aún atraviesa un lento proceso de deconstrucción y es común ver compañías que buscan cuerpos con este patrón súper delgado o súper atlético.

Cómo establecer una relación sana con tu cuerpo 

Lo primero de todo es fijar metas que quieras alcanzar. Por ejemplo: si buscas tener un cuerpo más flexible, puedes complementar tus clases de ballet con ejercicios enfocados a mejorar tu amplitud de movimiento. Lo mejor es concentrarse en un objetivo concreto y no tratar de intentar lograr todo a la vez y terminar sobrecargándose, o peor aún, exponiéndose a lesiones. La evolución en el ballet es un proceso largo, por lo que debes ser paciente y constante.  

Y recuerda, el ballet es terapéutico, pero no es terapia. No tengas miedo de buscar la ayuda de un psicólogo si tienes dificultades para hacer frente a estos desafíos ¡Mantener una buena salud física y mental es lo mejor que puedes hacer por ti!

*La revista Vogue publicó un artículo en 2015 sobre la historia del cuerpo en el ballet y construyó una línea de tiempo con imágenes de Marie Taglioni a Misty Copeland. Puedes echar un vistazo a estas imágenes haciendo clic aquí. 

Fuentes:
[1] Vasconcelos, T. (2016). Todo corpo pode dançar? Padrões corporais do balé clássico que se estendem à dança contemporânea. IX Congresso da ABRACE (Associação Brasileira de Pesquisa e Pós-Graduação em Artes Cênicas)

[2] Fitt Sevey, S. (1996). Dance Kinesiology. Schirmer Cengage Learning.

Sobre la autora

Andreza Carvalho, creadora del blog "La Bailarina Imperfecta" en Instagram, es una bailarina amateur brasileña a la que le apasiona la historia de la danza y tiene mucha inquietud por probar y aprender más sobre el ballet clásico más allá de la formación .

Síguela en Instagram: @LaBailarinaImperfecta